Duck Hunt y otros poemas de 8 bits

01000001 01010101 01010010 01000101 01001100 01001001 01000001 01001110 01001111 00100000 01000011 01000001 01010010 01010110 01000001 01001010 01000001 01001100 00100000 00101000 01000011 01101001 01110101 01100100 01100001 01100100 00100000 01100100 01100101 00100000 01001101 11000011 10101001 01111000 01101001 01100011 01101111 00101001

Aureliano Carvajal


Duck Hunt

Mi hermano recibió una zapper en navidad.
Seguimos al sabueso, un perro grande y café
que lame del estanque a las libélulas
y olfatea el sendero de los patos.

Predican los insectos, miro al lago
          a    esta   hora   el agua  es  cielo,
su ojo de algodón azul es un sartén de tela
que llega a mis tobillos como espuma.

La pareja en el bote, el pescador que no se ve,
los que sueltan sus mochilas cuando escuchan los disparos
mientras mi hermano y yo de pie frente a un penacho
de graznidos; cae un pato otro después
el perro beisbolista los atrapa
¡allá está entre los juncos!
agitándolos como maracas amistosas.

Y cuando yo disparo
pero no le doy a nadie y el perro carcajeándose
como caricatura hasta que llega mi madre
a desconectar todo –¡Les dije que[…]

aureliano carvajal poemas

Ice Climber

Lo primero que vemos es una berenjena,
la suben prisionera unas garras insaciables;
las alas encienden la montaña.

Es de noche, solamente se escucha–
Un momento,
tus binoculares te dejan ver lo siguiente:
   acortando  la  distancia
suben        2        esquimales        con         saltos         estupendos,
       como si cada salto,   y   de   hecho cada salto–

El pájaro difícil de nombrar ahora está muy lejos
pero los esquimales
corren brincan parten el hielo y suben.
Cuando Topi aparece por la izquierda
van para la derecha
se escapan de tus lentes,
los encuentras detrás de Topi –
las botas derrapándose dramáticamente
las manos sosteniendo un mazo enorme.

No es la primera vez que les roba comida,
aquellas dos figuras
estuvieron  saltando  lo mejor que pudieron;
los  vienen  persiguiendo  unos   pichones
mientras
su madre escapa con
la cena.

                Todos en este poema tienen hambre.
Los osos llegarán si no se apuran, se tragarán el suelo hasta no dejar nada debajo;
    los  osos llevan puestos lentes negros, juraría que lucen  elegantes.

Desde lejos parece una luciérnaga,
 solamente se escucha su aleteo.
 Con tus binoculares lo ves todo:
 zopilocondorfénix   en  la  cima  y
                     llegan  los  esquimales, parka color azul y parka rosa;
                                 la montaña  ocultó huertos en su rostro:
                                            berenjenas      zanahorias
                                               calabazas    pepinos
                                                 lechugas tomates
                                  maíz
      se necesita mucha fuerza para escalar con tanto.

Y  miraron al cielo                                          y tú también miraste:
Zopilofénixfuego
 ya sin la berenjena.
   Están en lo más alto,

con atención escuchas sus pulmones,
   y nadie más que tú pudo observar
el explosivo impulso,
  se rompieron sus huesos y los de la montaña
                                                   y qué salto
                                    su sangre ebullía tal como ahora
elevándose en medio de tus binoculares

  6             19 metros                                    30  metros
 sus manos convertidas en mandíbulas,
sus rostros deformados por la fuerza y el frío.

Hay una pausa muy breve.

                        El pájaro chilla como un incendio,
                        es un pequeño sol que exhala plumas
abanica sus alas sin lograr desprenderlos
                       les tira vegetales,       les  tira  sus
   mazos            los  zarandea
no hay forma de saber a dónde irán
                                        ni quiénes eran
                 la fogata crepita detrás de ti
                de frente se deshace la montaña.

Donkey Kong, Nueva Donk

Sólo se escuchan percusiones antes
de que caiga la noche
y cuando lo hace
                                   los edificios prenden sus trompetas
                                   y 100 o más trombones acompañan.

Se están peleando un chango y un plomero
                                               ¿o era carpintero? No estoy seguro.
                            Un saxofón me lleva por la quinta avenida y calle Dixie,
                               tarola, impaciente contrabajo,
                           hi-hat             y en esta esquina a la derecha
                        allá se ve lejísimos el ayuntamiento
¡es un gorila!,  gritan en la radio,
            parece que le sobran barriles allá arriba.

Un solo de timbales sacude Nueva Donk
   el reportero estalla:
“Estoy en el epicentro del sonido:
alcanzo  a  ver  un  hombre
de overol y bigote clarinete
 subir por la estructura colapsada.”

Marca el ritmo una clave y le siguen las maracas
 de acero es la estampida de los tambos,
el atlético piano de las prisas
comienza a escucharse desde el fondo
             regresa el contrabajo, el hombre de bigote
salta un tambo a la vez y después otra vez
                                          brinca 1,
                                             2,
                                             3,
                              se incendia el rascacielos.

Trompetas lumbre desvarío asombro
                                             asombro por el hombre de bigote:
                            ¡Salta  hombre  salta  ahora, salta  hombre  salta  ahora!,
                            se arma el edificio con tus saltos,
                            se alocan los dorados de la orquesta,
                                                        solo de batería.

¿Qué sucederá ahora?
¿Salvará a la cantante de la banda?
¿En qué piensa el gorila que arroja los barriles?
                          estallan las trompetas
                                                            y se callan.

* * *


AURELIANO CARVAJAL (Ciudad de México, 1986)
Estudió la carrera de Literatura y Ciencias del Lenguaje en la Universidad del Claustro de Sor Juana. Su trabajo ha sido publicado en diversas revistas de México y Estados Unidos como Círculo de Poesía y Río Grande Review. Obtuvo en 2014 la beca Interfaz ISSSTE-Cultura. Actualmente participa en Venti Deus, campaña en vivo de D&D en español.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s